Otras obras del autor

(Disponibles en Amazon)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA DICTADURA EN TIEMPOS DEL VIRUS  

(Acaba la vida y empieza la supervivencia)

LAUREANO BENÍTEZ GRANDE-CABALLERO

Para adquirir el libro (Ebook y papel), pinche AQUÍ

 

 

La dictadura en tiempos del virus es un exhaustivo trabajo de investigación sobre la pandemia originada por el coronavirus, que proporciona informaciones que contradicen gran parte de la versión «oficial» con la que se ha adoctrinado a la población mundial mediante los medios de comunicación, ejecutando una operación de ingeniería social cuyo objetivo es sembrar el miedo para que, a cambio de su «seguridad»,  la población acepte la vacunación obligatoria y la instauración de dictaduras que recortan drásticamente sus derechos y libertades, dictaduras que implementarán plenamente el Nuevo Orden Mundial.

En esta obra se abordan todos los aspectos de la pandemia: origen artificial del virus; naturaleza real de la pandemia y sus objetivos;  planes de reducción de la población por las élites globalistas del «Estado Profundo»; objetivos de los confinamientos, las mascarillas, y la distancia de seguridad; propósito maléfico de la vacuna; medidas totalitarias de las dictaduras, etc.

Las principale conclusiones del libro son:

1.- El virus es artificial.

2.- El virus es creación del «Estado Profundo».

3.- El virus no se escapó por accidente, sino que fue lanzado a propósito.

4.- La transmisión de la pandemia demuestra que fue planeada, y no accidental.

5.- Las élites que dominan el mundo quieren reducir drásticamente la población para instaurar el NOM, apoyándose en filosofías ecologistas y eugenésicas.

6.- Las élites globalistas habían profetizado pandemias como la del coronavirus, incluso habían organizado eventos que, bajo la forma de simulacros, no eran sino ensayos previos de la pandemia.

7.- La letalidad del virus es muy baja: el 80% de los supuestos contagiados o no presenta síntomas, o son leves, como los de un resfriado común; el 15% presenta síntomas algo más serios; el 5% restante puede presentar neumonías, y de este porcentaje cerca del 1% fallece. Estas cifras no son de una pandemia en absoluto.

8.- La pandemia presenta dos fenómenos reveladores: coincide con la temporada de gripe estacional, y afecta en abrumadora proporción a la población anciana, la que más se vacuna contra la gripe.

9.- Los problemas sanguíneos que provoca el virus permite asegurar que no estamos ante un virus respiratorio típico, sino frente a una reacción inmunológica exagerada provocadora de «tormenta de citoquinas», respuesta que se debe a la introducción en las vacunas de la gripe de coronavirus, los cuales, junto a la presencia del virus COVID, disparan el sistema inmunológico.

10.- Los test no tienen ninguna fiabilidad, y se han empleado para manipular las cifras, multiplicando las cifras de falsos contagiados, a los que se presenta como enfermos «asintomáticos» contagiadores.

11.- La pandemia ha sido una creación de los medios de comunicación, que han adoctrinado a las masas con  falsos datos para sembrar el miedo.

12.- ¿Qui prodest? Este miedo ha sido el argumento del que se han valido los gobiernos para establecer auténticas dictaduras orwellianas, justificando sus medidas totalitarias con el pretexto de la «seguridad»: confinamientos, mascarillas, distancia de seguridad, controles biológicos, cierre de parlamentos, censura de prensa, geolocalización, identificación digital, eliminación progresiva del dinero físico, pasaporte sanitario, COVI-PAS, medidas biométricas, restricciones a los derechos de circulación, derecho de reunión, etc… El objetivo es implementar dictaduras de modelo chino, la forma política del NOM.

13.- Las medidas sanitarias establecidas a golpe de multa por las autoridades tienen como objetivo destruir el sistema inmunológico de la población, impidiendo el contacto con los microbios del exterior con el fin de que se debilite nuestra inmunidad, de ahí las desinfecciones compulsivas, los confinamientos, las mascarillas, y la distancia social.

14.- Otro objetivo de la pandemia es llevar a la ruina económica a muchos países, destruyéndolos con deudas que se eternizarán, depauperando a las clases medias con el fin de crear una gran masa de subsidiados por el Estado, que sobrevivirán con paguitas, incapaces de rebelarse contra los Estados opresores, al depender de sus ayudas.

15.- Aparte de la implementación de dictaduras, el otro gran objetivo del COVID es torturar psicológica, social y económicamente a las poblaciones para forzarles a que se sometan a la vacunación del COVID, creando unas circunstancias tan tremendas de limitación de libertades, que las masas supliquen por una vacunación que les devuelva la antigua normalidad.

16.- Las vacunas son perversas, no solo por su muy escasa efectividad, sino porque conllevan efectos secundarios más o menos graves, pues introducen en el cuerpo sustancias adyuvantes muy nocivas. Además, no son sino un enorme negocio para el Big Pharma.

17.- Aparte de la nocividad que tiene, como toda vacuna, la vacuna del COVID tiene unas características especiales, que la hacen peligrosísima: se pretende desarrollar en 6 meses, cuando lo normal son 6 años; es una vacuna genética, y nunca en la historia se ha aprobado ninguna vacuna de este tipo, por sus riesgos; nunca se ha hallado una vacuna contra ningún coronavirus; la misma vacuna de la gripe, después de tantos años, no evita que cada año mueran cientos de miles de personas en el mundo; el virus ha experimentado ya bastantes mutaciones.

18.- La vacuna está siendo desarrollada precisamente por las élites globalistas que quieren reducir la población, que han creado y lanzado el virus, y pretenden hacerla obligatoria a escala mundial, a una vacuna muy peligrosa, que no se ha testado los suficiente.

19.- Es seguro que la vacuna producirá enfermedades a corto y medio plazo, y sus efectos se dejarán sentir especialmente en la población de más edad. Además, es muy posible que venga acompañada de un chip que permitirá identificar digitalmente si la persona se ha vacunado o no. Es tal la obsesión por la vacuna, que se están censurando informaciones sobre los medicamentos que se ha comprobado que tienen eficacia contra el virus.

20.- A menos que las masas se rebelen contra tanta opresión, jamás volveremos a la antigua normalidad, a la de siempre, ya que la «nueva normalidad» irá incrementando su totalitarismo progresivamente, hasta desembocar en el NOM: vendrán más oleadas, más ruin económica, más medidas policiales, más censura…:

                        ACABA LA VIDA Y EMPIEZA LA SUPERVIVENCIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras obras del autor

(Disponibles en AMAZON)